Cuarto mes de vida de tu bebé

  • 8 min de lectura

En este artículo…

¿En estos días tienes la sensación de que tu bebé ya no es el mismo? ¡Pues estás en lo cierto! A los cuatro meses tu peque alcanzará grandes hitos en su desarrollo. Además, empezaréis a disfrutar de horarios más regulares y de una vida un poco más “predecible”. ¿Quieres descubrir todo lo que te espera en estas cuatro semanas? ¡Vamos!

¿Cómo crece tu bebé?

La mayoría de bebés de cuatro meses ya han duplicado su peso de nacimiento, o están muy cerca de hacerlo. Normalmente, a esta edad tu bebé debería pesar entre 5 y 6 kg. Pero, como siempre te decimos, ¡no te preocupes si no es el caso! Los bebés crecen a trompicones, así que puede ser que, más adelante, dé un estirón o todo lo contrario: si es más grande de lo que debería, quizá su crecimiento se ralentiza durante una temporada.

Los bebés que toman el pecho suelen hacerlo unas 5 o 6 veces diarias al cumplir los 4 meses, o entre 6 y 8 si toman leche de fórmula. A estas alturas seguro que tu bebé ya sabe indicarte si está lleno o si todavía tiene hambre, ¡así que no te prives! Se avecinan cambios importantes y el peque necesita energía para afrontarlos.  

Habilidades y desarrollo

En su cuarto mes de vida tu bebé ya está consiguiendo grandes avances: es capaz de mantenerse sentado si le ayudas, y también puede levantar el torso y la cabeza si está tumbado boca abajo apoyándose sobre los codos. Ahora ya prácticamente coordina la vista con el movimiento y es capaz de señalar un objeto que quiera, como un juguete, por ejemplo: ¡impresionante!

Este hito es importante porque está relacionado con otro gran acontecimiento que se produce a nivel cerebral: entre los 4 y los 7 meses tu bebé empezará a comprender la permanencia del objeto. Hasta ahora, si tu peque no veía un objeto (por ejemplo, su chupete) es como si dejara de existir hasta que volvía a verlo; ahora, en cambio, ya entiende que aunque ese objeto esté fuera de su vista este sigue existiendo. Puede parecer algo simple, ¡pero te garantizamos que es un avance importantísimo!

A estas alturas tu bebé ya entiende bastante bien las relaciones causa-efecto y reacciona en consecuencia. Por ejemplo, puede que empiece a llorar si dejas de jugar con él porque así, quizá, consigue que vuelvas a hacerlo. También empezará a desarrollar su personalidad y notarás que hay cosas que le gustan, otras que le molestan, sabrás qué le divierte...

Un día cualquiera...

Como tu bebé ya sabe cómo funciona la causa-efecto, cada vez responderá más a diferentes situaciones del día a día. Se reirá mucho mientras se lo esté pasando bien, llorará si se enfada por algo o está aburrido… A partir de ahora, tu peque se comunicará cada vez más contigo y con su entorno. Y esto significa, también, que cada vez necesitará más estímulos para mantenerse entretenido o entretenida.

A partir del cuarto mes hay muchos juegos divertidos que puedes introducir en vuestra rutina:

  • Jugar al cu-cu-trás: consiste en esconder tu rostro tras las manos mientras dices “cu-cu”... ¡Y destaparla de golpe cuando dices “trás”! Tu bebé se partirá de risa.
  • Esconder un juguete debajo de una manta o un cojín para ver si intenta recuperarlo.
  • Leer libros con muchos colores, ya que su vista sigue perfeccionándose todavía.
  • Colocarle boca abajo y dejar algunos juguetes a su alcance para que intente cogerlos.

Como ves, ¡cada día tendréis nuevas cosas por hacer! Y, de hecho, puedes probar a jugar con tu peque a lo que se te ocurra, ya que tu bebé disfrutará de todo tipo de interacciones y juegos. Y si algo no le gusta te lo hará saber, ¡ya verás!

New call-to-action New call-to-action

Cuidados básicos

Tu bebé ha cambiado muchísimo desde que llegó a casa, ¿verdad? Ha crecido sin parar y ahora es una personita totalmente diferente. Sin embargo, hay ciertas rutinas que todavía debes mantener ya que sigue desarrollándose y necesita tu ayuda. Por ejemplo, no olvides hacerle eructar después de comer: quizá ya no sea necesario hacerlo tras cada toma, pero así evitarás la aparición de gases y el consecuente malestar del peque.

Ahora que es más mayor, también es momento de incorporar nuevos cuidados a vuestra agenda. Por ejemplo, puedes protegerle del sol usando sombreros y ropa fina de manga larga si empieza a hacer calor: los bebés menores de 6 meses no pueden usar protección solar. De hecho, lo más recomendable es reducir al máximo su exposición al sol, ya que su piel es mucho más delgada y corren más riesgo de quemarse así como de deshidratarse o sufrir un golpe de calor.

Alimentación

Muchas familias optan por introducir alimentos sólidos cuando el bebé cumple los 4 meses. Lo cierto es que lo ideal es esperar hasta los 6 meses para asegurarnos de que su sistema digestivo ha madurado lo suficiente, pero existen algunos tips que te ayudarán a saber si ha llegado el momento de añadir nuevos alimentos a la dieta de tu peque:

  • Imita el movimiento de los cubiertos cuando te ve comer, como si también se llevara comida a la boca.
  • Se excita cuando estás comiendo y tiene interés por lo que haces.
  • Si le das comida en una cuchara, se la acerca a la boca o incluso la coge con la mano.
  • Abre la boca cuando estás comiendo, como un polluelo cuando ve a su madre.

Si se da alguna de estas circunstancias, es más que probable que el bebé esté preparado para que empieces a darle de comer algo más que leche. Si esto te genera dudas, recuerda que tu pediatra siempre estará ahí para resolverlas.

Si te animas a empezar a darle nuevos alimentos, recuerda que debes hacerlo de forma gradual y bajo la supervisión de un profesional de la salud: las peras, plátanos, manzanas o zanahorias son algunas de las frutas y verduras más fáciles de digerir. Si ya toma biberón, un truco para introducir estos alimentos es triturarlos y mezclarlos con una cucharada de leche para que se vaya acostumbrando a su sabor y así los acepte más fácilmente.

Puede que al principio tu bebé se muestre un poco reticente a tomar nuevos alimentos, pero es normal: tómatelo con paciencia y, poco a poco, irás descubriendo qué le gusta más y qué menos. 

Sueño

Ahora que empezáis a tener unas pautas de sueño más cómodas y tranquilas… ¡Todo vuelve a ponerse un poco patas arriba! Alrededor del cuarto mes de vida los bebés parecen volver a estar más irritados cuando llega la noche, se despiertan con más frecuencia y puede que no quieran incluso echarse una siestecita durante el día. Si es el caso de tu bebé, ¡no te preocupes! Es perfectamente normal y se trata de una fase pasajera, conocida como regresión del sueño.

Aunque pueda parecerte que estáis retrocediendo a conductas anteriores, en realidad el cerebro de tu bebé está madurando y empezando a tener fases de sueño más parecidas a las de los adultos. Por este motivo, tu bebé se despertará más durante la noche y tendrá que aprender a volver a dormirse, justo como hacemos los adultos. Y hasta que esto suceda, tendréis algunas noches un poco más moviditas.

Por suerte, hay algunas pautas que te ayudarán a pasar esta etapa con más facilidad:

  • Procura no acostumbrar al bebé a dormirse mientras le cantas o le tienes en brazos, ya que si se despierta durante la noche querrá que lo hagas también.
  • Hazte con un saco de dormir para bebés: ahora que tu bebé puede darse la vuelta solito, puede que se despierte y no quiera dormir porque se lo esté pasando pipa dando vueltas en la cuna.
  • Asegúrate de que tenga el chupete siempre a mano, ya que esto puede ayudarle a volver a conciliar el sueño por sí mismo.

Este mes los padres...

A medida que vuestro bebé va creciendo, no necesitáis estar tanto tiempo pendiente de sus necesidades. Ya han pasado cuatro meses desde que llegó a casa, así que es probable que tengáis ganas de recuperar un poco de vuestra vida anterior, ¿verdad? A estas alturas podéis empezar a tener más tiempo en pareja o a planificar alguna cena con la familia o amigos. Mantener una vida social activa os ayudará a relajaros, ¡así que empezad a dejar algunos huecos en la agenda!

También podéis dedicaros tiempo a vosotros mismos: ¿por qué no organizáis una cita en casa? Cuidar la relación de pareja es clave para vuestro bienestar físico y mental. Así que, de vez en cuando, aprovechad para organizar algo aunque sea en casa, ¡solo para vosotros!

Blemil plus Optimum 2 y 3 Blemil plus Optimum 2 y 3

Tu entorno

Ahora que el bebé va creciendo, es un buen momento para echar una mano a los padres cuidando al bebé mientras hacen algún recado o, simplemente, van a dar un paseo. Si podéis, ofreceos para quedaros con el peque un ratito y aprovechad para estrechar lazos, ¡seguro que os lo pasáis genial juntos! 

También podéis hacer que se sientan más integrados si preparáis planes en los que los nuevos padres puedan participar con el bebé. Muchos padres se sienten un poco “atrapados” en su nueva faceta cuando su vida social se ve resentida por el hecho de tener un bebé tan pequeño, así que ya sabéis: pensad en alguna propuesta que les permita participar y puedan relajarse y socializar un poco.

Puntos clave

  • El bebé ya es capaz de darse la vuelta y ponerse boca abajo o boca arriba.
  • Puedes empezar a introducir otros alimentos en su dieta, como frutas o verduras.
  • Tu peque experimentará la regresión del sueño del cuarto mes.
  • Ya entiende las relaciones causa-efecto y se comunica en consecuencia.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies