Décimo mes de vida de tu bebé

  • 10 min de lectura

En este artículo…

A medida que tu bebé se acerca a su primer cumpleaños, comprobarás que estáis llegando a un punto de inflexión. Tu hijo o tu hija puede haber dado ya sus primeros pasos y este mes estará muy pendiente de todo lo que se puede meter en la boca, cuántas veces puede salir gateando a toda velocidad a explorar mientras tú le persigues o cómo avanza en sus habilidades sociales: verás que empieza a usar tanto la voz como los gestos y comenzará a despedirse con la mano, a lanzarte besos… Por el contrario, quizá muestre ciertos signos de ansiedad por separación también y es posible que se enfade o llore cuando te alejes de él o ella: es totalmente normal y debes ser consciente de que solo se trata de una fase.

¿Cómo crece tu bebé?

Tu bebé de diez meses debería rondar los 9,6 kg de peso y medir alrededor de 74 cm de longitud aproximadamente. Todo ese movimiento diario está haciendo que tu bebé esté más fuerte y atlético: poco a poco, empezarás a comprobar que ese aspecto de bebé “achuchable y rollizo” se va perdiendo. ¡Es normal! ¡Está creciendo y a pasos agigantados! 

Habilidades y desarrollo

A estas alturas, probablemente hayas comprobado que tu pequeño o pequeña está desarrollando una sanísima curiosidad por todo y por todos. El bebé ya tiene preferencias específicas por algunas comidas, pero también por texturas, juguetes y estilos de música. 

A nivel cognitivo, te interesa saber que:

  • Tu peque puede ver colores bien ahora y le encantará escuchar música: ¡su vista y su oído ya están desarrollados y son equiparables a los de un adulto!
  • Comprende el significado de frases y expresiones cortas, como “¡adiós!” o “¡comida!”
  • En relación con lo anterior, ¡este es el mes de sus primeras palabras casi con toda seguridad!
  • Tiene curiosidad por saber cómo funcionan las cosas: electrodomésticos, juguetes, mobiliario… 
  • Su personalidad sigue formándose, ¡y estos meses puede mostrar nuevos rasgos!
  • Muchos bebés, en esta etapa, hablan por los codos: cuanto más se exprese, más rápido desarrollará su capacidad comunicativa
  • Puede mostrar angustia cuando te alejas de él o ella: es parte del desarrollo.

A su vez, su desarrollo psicomotriz se va afinando y desarrollando a todos los niveles. Si bien muchos bebés no dan sus primeros pasos hasta el año de vida, otros comienzan a caminar alrededor de los 10-11 meses. Si ves que tu hija o tu hijo tiene interés, puedes ayudarle con tus manos; ¡también es posible que percibas que busca un punto de apoyo en el mobiliario de casa! 

Aunque no sigue un desarrollo tan lineal como en meses anteriores, también es posible que este décimo mes de vida tu bebé:

  • Se incorpore desde una posición de tumbado a una posición de sentado.
  • Se incorpore desde el suelo, poniéndose en pie con ayuda de objetos.
  • Gatee por toda la casa como un explorador y te persiga a ti o a otros miembros o animales de la familia.
  • Comience a alimentarse sin ayuda, coja objetos por propio interés e incluso empiece a apilar juguetes u objetos, como platos pequeños o tazas.

En esta fase, es importantísimo que revisemos, de nuevo, qué objetos quedan a su alcance y cuáles entrañan algún tipo de peligro. Lo mejor será ser precavidos para evitar que pueda hacerse daño y pecar siempre antes de exceso que de defecto. 

¿Cómo saber si tu bebé se está desarrollando adecuadamente?

Si tu bebé va alcanzando los hitos del desarrollo que hemos ido listando en los párrafos anteriores y mantenéis las visitas pediátricas acordadas, no deberías sufrir en absoluto: todo está yendo de maravilla, ¡lo estáis haciendo genial! No obstante, y siempre teniendo en cuenta que cada bebé tiene unos tiempos de desarrollo, si tu peque no ha empezado a gatear, no puede rotar sobre sí mismo o no parece responder a tus palabras, es importante que consultes con tu pediatra y reserves una visita lo antes posible.

Un día cualquiera...

Con diez meses tu bebé debería estar gateando por todas partes, abriendo y cerrando cajones y persiguiendo sus juguetes como un intrépido aventurero de suelos y alfombra. En esta etapa, es muy importante que le ofrezcas apoyo y confianza, y que no sufras o te angusties demasiado, pues podrías frenar su desarrollo. Para ello, lo mejor que puedes hacer es asegurarte que contáis con espacios y situaciones seguras y, poco a poco, ir ofreciéndole más y más libertad en estos contextos controlados.

Ahora mismo, un bebé empezará su día entre las 7:00 y las 8:00 con toda la energía del mundo (mientras tú bostezas y te arrastras hasta la cocina a por un café: sí, lo sabemos). Después del primer desayuno, todo será juego y exploración (¡esa es la mejor rutina posible para su desarrollo!) y, tras el almuerzo y la comida, el gasto energético y la digestión supondrán dos siestas más breves que en meses anteriores. Tras la cena, será interesante seguir potenciando la rutina de la hora de dormir, que ayudará a tu bebé a saber cuándo es el momento para cada cosa y a descansar mejor.

Juguetes y rutinas para impulsar su desarrollo

Del mismo modo, a nivel de juego, es vital que tanto en casa como en la guardería se empiecen a incorporar algunos juguetes y rutinas de juego como las siguientes

  • Optar por juguetes de bloques o de apilar adaptados a su edad, los cuales mejorarán su agarre y su habilidad motriz fina.
  • Juegos interactivos, como los teléfonos con distintos sonidos
  • Pelotas, con las que comenzar a jugar a rodar de ida y vuelta
  • Seguir apostando por el «cucú» o «cucutrás», con beneficios como aprender a comunicarse, reducir la angustia por separación o aprender a esperar.
New call-to-action New call-to-action

Cuidados básicos

Ahora que las rutinas de comidas y descanso están más consolidadas, suele haber dos grandes «dolores de cabeza» que muchas padres y padres se empiezan a plantear: el destete y los primeros problemas de comportamiento del bebé.

¿Es momento de destetar a tu bebé?

La respuesta corta es «no», puesto que no hay ninguna recomendación médica o evidencia científica que afirme que no debes amamantar a tu bebé tras el primer año de vida. Todo lo contrario: en realidad, la OMS recomienda que los niños sean amamantados hasta los dos años o hasta que la madre lo considere oportuno. Por otro lado, mientras el bebé reciba las calorías necesarias para su edad, ahora que la alimentación está bastante diversificada y el bebé toma ya alimentos muy diversos, no hay ningún problema en empezar a retirar las tomas o a reducirlas en la medida de tu rutina. ¡No hay un método mejor que otro! Puedes utilizar sacaleches y dar biberón, seguir amamantando y ofreciendo sólidos, cambiar a leche infantil, o combinar todo lo anterior según vuestros intereses y necesidades.
 

Comportamientos extraños en tu bebé

Tu bebé de diez meses puede haber empezado a balancear o dar golpes con su cabeza, estirarse el pelo o rechinar los dientes, entre otros. Por regla general, estos comportamientos se asocian con el estrés, pero no existen evidencias científicas claras. A menudo, incluso notarás que, si le prestas atención, pueden aumentar la intensidad o la frecuencia de estos, por lo que lo mejor que puedes hacer es asegurarte de que mantenéis una rutina cómoda para él o ella e incrementar las oportunidades de que se relaje a lo largo del día con música y rutinas de relajación. En cualquier caso, si te empiezas a angustiar, no está de más que lo consultes y pidas ayuda a tu pediatra.

Alimentación

¡A estas alturas de la película tu bebé ya debería comer cereales, fruta, verdura,  yogures y carne! Entre los alimentos que deberías rehuir por ahora, están: palomitas de maíz, caramelos, uvas, pasas, nueces y salchichas de frankfurt que comportan un riesgo de atragantamiento. Por norma, todos aquellos alimentos con formas circulares conllevan un peligro mayor, por lo que es muy importante cortar los alimentos siguiendo un patrón vertical y, a continuación, en horizontal. 

También deberías tomar en consideración:

  • Introducir los cubiertos: hay bebés que pueden tener más dificultades que otros, pero es un gran ejercicio de motricidad fina.
  • Apostar por el mayor número de comidas en trona y en ambiente relajado (¡sabemos que no siempre es posible!) para trabajar la coordinación mano-ojo-boca.
  • Apuntarse a un curso de RCP infantil, para la tranquilidad de todos. ¡Nunca está de más saber cómo actuar en estos casos!
  • Si todavía no las utilizas, puedes introducir una taza de sorbos: para agua, zumos, leche materna o leches infantiles.

Sueño

Tu bebé de diez meses empieza  a ser un experto en los rituales del sueño, ¿verdad? Las rutinas ofrecen a tu pequeño o pequeña previsibilidad (algo que, en mayor o menor medida, todos los seres humanos necesitamos) y le permiten saber qué hay que hacer en cada momento. Por ello, es imprescindible que, si a tu bebé todavía le cuesta dormir, sigas consolidando los rituales del sueño: antes, durante el tiempo de relajación, así como durante. También es posible que tu bebé haya reducido sus siestas diurnas a una única siesta por la tarde, pero que, por la noche, se duerma más pronto que antes. Sea como sea, toma en consideración los siguientes cuatro puntos:

  • No interrumpas sus siestas durante el día: está comprobado que estas siestas facilitan un mejor sueño por la noche. Sabemos que es habitual pensar que, si duerme de día, no lo hará por la noche, pero esto no se aplica a tu bebé.
  • Durante este periodo de ajuste de las siestas, el bebé puede estar más irritable, igual que esto puede agravarse con la dentición o los catarros.
  • Si tenéis muchas dificultades para establecer una rutina de sueño con tu bebé, plantéate consultar a un entrenador de sueño. ¡Puede ser una gran inversión en descanso (para todos)!
  • Tu bebé, al igual que cualquier otro bebé, tiene “microdespertares” a lo largo de las distintas fases del sueño (también nos ocurre de adultos), pero si no ha consolidado su ritual de sueño, no sabe que puede volver a dormirse por sí mismo. En este caso, es importante armarse de valor y de paciencia y tener en cuenta que volverá a dormirse.

Este mes los padres...

Mientras empezamos a recopilar los artículos de los primeros meses de vida del bebé, quizá sea momento de valorar si vamos a guardarlos o no habrá necesidad y podemos regalarlos a otras familias. Quizá todos los cambios que os hemos comentado, junto con los dientes, sus primeros pasos en casa y en la calle y todo lo que se viene encima hagan que sea un poco más difícil pensar en vosotros, ¡pero recordad que debe ser todo lo contrario! 

Si vuestro bebé mantiene las dos siestas, puede que el horario de comidas, siestas y juego se empiece a hacer un poco rígido. Podéis aprovechar los servicios de guardería de día o de canguro para seguir recuperando vuestras rutinas (gimnasio, amigos, pareja). ¡Cuanto mejor estés a nivel mental y físico, más energía tendrás para cuidar de vuestro hijo o hija!
 

Nuevos cereales Blevit plus Bio Nuevos cereales Blevit plus Bio

Tu entorno

Los dientes, las siestas y las rutinas de sueño, la capacidad exploratoria del bebé que se ha multiplicado por cien… Este mes es probable que todo esté mucho más controlado, pero puede que no sea así por una u otra razón, desde un resfriado que se ha alargado un poco más de la cuenta a un bebé que ha empezado a dar sus primeros pasos y ya no ha parado quieto. Ayudar a la nueva familia ahora es escucharles acerca de lo que necesitan: ¿necesitan salir un rato ellos?, ¿o despejarse con vosotros o con terceras personas?, ¿una ayudita con esos rituales de sueño? Ellos mismos os dirán lo que necesitan, lo importante es ser asertivos y empáticos.   

Puntos clave

  • ¡Este es, probablemente, el mes en el que dirá sus primeras palabras! Y luego hablará por los codos, verás. 
  • Ahora que se mueve (mucho) más, revisa bien el entorno de nuevo, ¡evita sustos!
  • Jugar al «cucutrás» puede reducir los problemas de angustia por separación.
  • Aprovecha los servicios de guardería y canguro para recuperar un poco de tu propio espacio: ¡tu bebé también saldrá beneficiado!

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies