Semana 8 de embarazo

  • 7 min de lectura

En este artículo…

Estás en... Primer trimestre
Te quedan: 32 semanas

En la octava semana de embarazo es muy probable que veas a tu bebé por primera vez. Y, aunque no te lo parezca, ¡esta cosita diminuta ya tiene todos sus órganos! Veamos qué os espera en estos siete días tanto a ti como al peque, ¿de acuerdo?

Infografía guía del embarazo, semana 8

Esta semana tú…

A medida que la gestación avanza, tu cuerpo va cambiando y adaptándose. Es probable que sientas algunos calambres abdominales, ¿verdad? Esto se debe a que el útero se va expandiendo: antes de quedarte embarazada tenía más o menos el tamaño de un puño y, ahora, mide aproximadamente lo mismo que un racimo de uvas. Este crecimiento provoca tensión sobre los tendones y ligamentos que sujetan el útero y da lugar a contracciones musculares; esto, unido al nivel cada vez más alto de la hormona del embarazo, provoca los calambres.

Las hormonas del embarazo también pueden provocar dilatación y contracción de los vasos sanguíneos. La sensación es similar a una bajada de glucosa, y puedes sentirte mareada, tener frío, sudar, notar que la cabeza te da vueltas… Si sientes alguno de estos síntomas, túmbate o, si no es posible, siéntate apoyando la cabeza sobre las rodillas. 

A estas alturas, el saco gestacional, que ha seguido evolucionando, ya se ha convertido en placenta y tu bebé empieza a nutrirse a través de la misma. 

Esta semana tu bebé…

El embrión crece a un ritmo trepidante: de media, lo hará a razón de 1 milímetro diario; ahora mismo, su tamaño es de unos 20 mm. Al final de esta octava semana de embarazo, todos los sistemas y órganos importantes estarán formados, aunque algunos estén en fases iniciales de desarrollo. Mediante una ecografía podréis comprobar cómo su aspecto se asemeja cada vez más al de un bebé: el cuerpo deja de estar tan plegado sobre sí mismo y, aunque sigue desproporcionada todavía, en la cabeza ya se aprecian lo que será la nariz, las orejas y el labio inferior.

Las manitas y pies ya van tomando forma y los dedos empiezan a desarrollarse; las retinas se están creando y el pigmento empieza a hacer su trabajo, ¡aunque no sabrás el color definitivo de sus ojos hasta que tenga más o menos un año de edad! Pese a todo, todavía es pronto para que el médico pueda deciros si es un niño o una niña.

En la octava semana de embarazo, y aunque es menos visible para ti, se produce uno de los grandes hitos del desarrollo embrionario: las neuronas empiezan a migrar desde el tubo neural hasta el cerebro y empieza a formarse la comisura anterior, la primera conexión entre lo que serán los dos hemisferios del cerebro. Muy pronto, el embrión empezará a mostrar movimientos reflejos más centralizados, especialmente en brazos y piernas.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Cuídate, cuídale

Ahora que sabes que estás embarazada, seguro que ya has empezado a cuidar tu dieta y has reducido o eliminado todos esos alimentos que están en la lista negra. Ya sabes: embutidos, pescado crudo, alcohol… Si las náuseas y el olfato sensible te están dando un poco de guerra y notas que no te apetece comer nada, ¿por qué no aprovechas para introducir nuevos alimentos en tu dieta?

Muchas mujeres embarazadas desarrollan cierta aversión al olor de alimentos que antes les encantaban, así que si te está pasando esto a ti también, puedes probar el tofu, la soja texturizada o el hummus como nuevos alimentos en tu dieta. ¡Quién sabe, igual descubres un nuevo plato preferido! Sea lo que sea, recuerda que lo importante es que comas con frecuencia y en pocas cantidades para mantener los vómitos y el ardor a raya.

Tu bienestar emocional es importante

El embarazo es algo que despierta muchísimas emociones y pensamientos. Algunos son positivos, como la ilusión por que llegue el momento de tener a tu peque en brazos, pero otros pueden ser un poco más difíciles de manejar. Muchas mujeres sienten cierta ansiedad al preguntarse si serán buenas madres o si sabrán cómo educar a un niño. 

También es habitual sentir miedo o angustia ante el cambio de vida que supone la decisión de tener un bebé y preguntarse si realmente ha sido una buena idea quedarse embarazada. Y, por supuesto, a muchas mujeres les preocupa no recuperar su figura después del parto. Si en algún momento tienes cualquiera de estos pensamientos, ¡no te sientas mal! Es perfectamente normal

  • Lee, ¡todo lo que puedas! Existen una infinidad de libros sobre maternidad, lactancia, modelos de crianza y muchísimos temas más. Cuanto más te documentes, más confianza tendrás en tus capacidades como madre.
  • Comparte tus pensamientos. Si te da cierto apuro compartir estos sentimientos con tu pareja o con tu familia, puedes empezar a seguir blogs o páginas web en las que compartirlos con otras madres o mujeres embarazadas. ¡Ya verás como es algo mucho más habitual de lo que piensas! Y, por supuesto, puedes buscar grupos de ayuda para embarazadas: es una forma de conocer gente nueva, resolver dudas sobre el embarazo y compartir emociones y sentimientos en un entorno más distendido.
  • Solicita ayuda profesional. Si realmente crees que alguno de estos temas te está empezando a agobiar más de la cuenta, habla con tu obstetra o incluso plantéate hablar con un psicólogo o psicóloga que te ayude a aprender a manejar todo este cúmulo de sentimientos

En la consulta

En la mayoría de casos, la octava semana de embarazo coincide con la primera visita prenatal al obstetra. En este momento el personal sanitario abrirá el historial de tu embarazo, que suele iniciarse con:

  • Los antecedentes médicos personales y familiares para detectar la posibilidad de enfermedades o defectos hereditarios.
  • La historia obstétrica previa: si has padecido algún aborto, un embarazo previo, si ya has dado a luz…
  • Alergias a medicamentos y hábitos tóxicos que puedas tener.

Además, también te solicitarán un análisis de sangre y otro de orina, y te harán un chequeo pélvico y de mamas. Por último, el especialista te tomará la tensión y te pesará; esto se repetirá en cada consulta para controlar el peso que estás ganando. Lo que se considera apropiado es ganar entre 1 y 1’5 kg por mes de embarazo, aunque depende del índice de masa corporal (IMC) que tengas: entre 9 y 14 kg en todo el embarazo si tu IMC es normal, un máximo de 8 kg si tienes sobrepeso y un máximo de 6 kg si tienes obesidad.
 

Tu primera ecografía del embarazo

Bueno, quizá tu primera ecografía fue en la semana 6, ¡pero esta es la primera ecografía externa! A diferencia de la ecografía transvaginal, en esta ocasión el especialista huntará tu tripa con un gel frío y luego aplicará ondas de sonido mediante un transductor. De esta manera, el ecógrafo podrá convertir las ondas en imágenes. ¡Sonríe, es la primera vez que ves a tu bebé!

Antes de acudir a esta cita, consulta con tu médico si considera apropiado que vayas con la vejiga llena para obtener unos resultados más precisos. Si es el caso, procura beber bastante antes de ir a la cita, lo suficiente como para que sientas la necesidad de ir al baño al entrar en la consulta.

Tu próxima visita

Si los resultados de tus analíticas son correctos y no sucede nada fuera de lo esperado, es muy probable que no vuelvas a visitar al obstetra hasta la semana 12 de tu embarazo. En ese momento te harán varias pruebas, como por ejemplo un test prenatal para detectar anomalías genéticas como el síndrome de Down.

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

Tu entorno

El embarazo avanza viento en popa y puede ser que la futura mamá esté un poco estresada ahora que la cosa empieza a ponerse más seria. Ver al bebé por primera vez y oír el latido de su corazón es un momento mágico, pero que puede causar un poco de vértigo. Es normal que la madre se sienta un poco abrumada: en esta octava semana, ¡sacad punta a la empatía! Quizá esté un poco más irritable de lo normal, o tenga cambios de humor más pronunciados. ¡Ahora toca tener mucha paciencia y ser lo más comprensivos que podáis! Al fin y al cabo, no todos los días decide una traer un hijo al mundo, ¿verdad?

Puntos clave

  • El embrión ya mide unos 20 mm.
  • Empieza a cuidarte no solo física sino también emocionalmente.
  • En esta semana te harán tu primera ecografía. ¡Enhorabuena!

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies