Semana 39 de embarazo

  • 7 min de lectura

En este artículo…

Estás en… Tercer trimestre
Te quedan: 1 semana

¡Esta es la penúltima semana de tu embarazo! ¿O quizá la última? En la semana 39 tu bebé puede estar listo y dispuesto para nacer y ya no se considera prematuro, como sabes. Por esto, puede que sientas que ya es el momento, ¡y podría serlo! Ni todas las mujeres llegan a la semana 40, ni todas se ponen de parto ya, así que lo mejor es mantener la calma, inhalar, exhalar y ¡dejar que tu cuerpo te avise cuando llegue el momento!

Infografía guía del embarazo, semana 39

Esta semana tú...

Tu hijo o tu hija debería estar situado bajo tu pelvis o terminando de encajarse en tu cuello uterino: este es el proceso de borramiento y dilatación del cuello uterino que ya vimos en la semana 37 y que consiste en la apertura de este con el objetivo de dar inicio al parto. Aunque puede parecer un proceso lento, por regla general, esto ocurrirá bastante rápido y propiciado por la hormona prostaglandina que está aumentando para dar inicio al parto.

  • La prostaglandina puede provocar diarrea: ¡esta es una señal (casi) inequívoca de que el parto está a punto de empezar!
  • Puedes sentir todo tipo de cosas ahora mismo: miedo, nervios, agotamiento… Trata de estar tranquila y focalizarte en la experiencia de estos últimos días: ¡es algo inigualable!
  • Presta atención a las señales de parto (primeras contracciones, pérdida del tapón mucoso, rotura de las membranas o rotura de aguas…) y, por supuesto, ten presente que si ya ha aparecido rotura de capilares, la fase de dilatación y borramiento del cuello del útero ha empezado y el parto está por llegar en pocas horas o días.

En el caso de que hayan tenido que programarte una cesárea por complicaciones asociadas a tu embarazo (por ejemplo, placenta previa o preeclampsia), debes saber que hay todo tipo de solicitudes que algunos hospitales y clínicas pueden concederte, como:

  • Utilizar un espejo o retirar la pantalla para poder ver cómo sale tu hijo.
  • Permitir a tu pareja cortar el cordón umbilical o poder tocar al bebé tras el nacimiento.
  • Escuchar música durante el parto.

El equipo médico tendrá en cuenta todas tus peticiones e intentará cumplirlas en la medida de las posibilidades y de tu seguridad y la de tu bebé.

Esta semana tu bebé...

¡Tu bebé ya debería pesar más de 3 kg ahora mismo! Concretamente, entre 3,25 y 3,5 kg y medirá unos 50 o 52 cm de longitud desde la coronilla al talón. 

Este crecimiento acelerado durante las últimas semanas va a ir dejando menos espacio para moverse dentro del útero o, lo que es lo mismo, te va a ir cargando con un peso extra que aumenta a un ritmo mucho más rápido estas semanas. No te preocupes, pues, si tienes que descansar un poquito más o te sientes más incómoda de lo habitual: estos días pueden ser algo más duros, pero tómatelo como los últimos metros de una maratón.

¿Quiere decir eso que tu bebé sólo está esperando en tu útero y no se decide a salir? En realidad, no. Su cerebro sigue desarrollándose dentro de ti como lo hará tras el nacimiento y, aunque apenas dispone de espacio, el bebé sigue ejercitándose y practicando movimientos que le serán muy útiles tras su nacimiento (como el reflejo de succión). Sus órganos, por el contrario, ya se han desarrollado, pero siguen sucediendo cosas en tu útero, ¡no lo dudes!

  • La capa de grasa del bebé está madurando con el objetivo de que tu hijo o tu hija pueda regular su temperatura corporal tras el nacimiento.
  • Aunque parezca precoz, tu bebé ya empieza a formar nuevas células en la piel para sustituir las viejas: ¡y todavía no ha nacido siquiera!
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Cuídate, cuídale

Estas dos semanas pueden parecer una última subida si comparamos el embarazo con escalar una montaña, ¿no crees? En realidad, te recomendamos que te lo tomes de otro modo: piensa en estos días como un tiempo para cuidarte, reflexionar sobre todo lo que has vivido en este periodo, poner tus expectativas en orden y volver a valorar tus dudas, tus miedos y tus esperanzas.

Es un buen momento para avisar a todo el mundo de que el parto está muy cerca (sí, también a tu ginecólogo) y de asegurarte de que tu maleta para el hospital sigue donde la habías dejado preparada en la semana 35 (¡no vaya a ser que alguien la haya cambiado de sitio!). ¿Y si empiezan las contracciones? Toca poner en práctica todo lo que has aprendido en tus clases de preparación al parto

Además, siempre y cuando tu ginecólogo no considere que debes hacer reposo para intentar retrasar unos días o semanas el embarazo, puedes realizar actividades para inducir el parto de forma natural:

  • Dar paseos con el objetivo de ayudar al bebé a deslizarse más abajo y presionar el cuello uterino.
  • Mantener relaciones sexuales: algunos especialistas apuntan a que las prostaglandinas del semen pueden acelerar el parto, mientras que otros lo vinculan a la oxitocina liberada durante el acto sexual y el orgasmo; de cualquier modo, ¿te relajará? ¡pues adelante! 
  • Estimular los pezones para liberar oxitocina de forma natural.

También se ha demostrado que los partos suelen ser más cortos en mujeres que pueden comer algo durante este proceso. Al fin y al cabo, si tu médico no ve contraindicaciones posibles, un bocadillo ligero puede ayudar casi tanto como mantenerte hidratada (¡algo que también deberías hacer!). Toma un poco de sopa o gazpacho, unas tostadas, un yogur... Consulta con tu ginecólogo al respecto, ya que puede estar desaconsejado el haber comido antes de la anestesia epidural.

Esta semana es importante

Uno de los grandes miedos de muchas mamás es que su bebé se quede enredado por culpa del cordón umbilical. ¿Qué te parece aprender un poco más sobre este tema y quedarte tranquila? Vamos allá.

El cordón umbilical queda enrollado en más de un 20% de los nacimientos a nivel mundial (esta es la razón principal por la que muchas familias sienten miedo de que algo así pueda suceder), pero es muy difícil que impida el parto. Además, el problema no es que el bebé no pueda respirar (recuerda, el oxígeno le llega al bebé a través del cordón), sino que el flujo de sangre se detenga. Sin embargo, esto es muy poco común, puesto que el cordón está protegido por la gelatina de Wharton de la que hablamos en la semana 29.

Para tu tranquilidad, recuerda:

  • Aunque el cordón umbilical se enrede, la mayoría de las veces queda suelto, por lo que el ginecólogo puede separarlo de la cabeza del bebé sin dificultad.
  • En caso de que el cordón umbilical se mantenga tenso, el médico puede cortarlo antes de que nazca el bebé.

En la consulta

En tu visita de esta semana, quizá tu médico (siempre dependiendo de tu historial médico) te plantee desprender las membranas del cuello uterino con el objetivo de reducir la necesidad de inducir el parto durante los próximos días o semanas o evitar que el bebé nazca más allá de la semana 40 (postermino).

Tu próxima visita

Si eres del 50% de las mamás que tienen a su hijo o hija antes de las cuarenta semanas, puede que la próxima visita ya sea en el hospital y con tu bebé en brazos, ¿o no? Por el contrario, si la próxima semana todavía no hay síntomas de parto, es probable que tu ginecólogo te plantee la posibilidad de una rotura de las membranas para ayudar a inducir el parto.

Publicidad Banner producto Vitamin D horizontal

Tu entorno

Hemos hablado (mucho) de formas de inducir el parto en esta semana (y volveremos a hacerlo en la semana 40), pero es muy importante señalar aquello que puede resultar más evidente también: más allá de aumentar los niveles de oxitocina del organismo de la mamá, es básico mantenernos relajados

Las relaciones sexuales están contraindicadas en el caso de que la mamá haya roto aguas o esté experimentando sangrado vaginal; en caso contrario, no tienen por qué estarlo y recuerda que el orgasmo y la eyaculación se relacionan con la presencia de mayores niveles de oxitocina.

Puntos clave

  • Tu hijo o tu hija debería estar situado bajo tu pelvis o terminando de encajarse en tu cuello uterino.
  • El cerebro de tu bebé sigue desarrollándose dentro de ti como lo hará tras el nacimiento.
  • Siempre que tu ginecólogo no considere que debes hacer reposo puedes mantener una vida activa, dar paseos, y mantener relaciones sexuales.
  • Dependiendo de tu historial clínico, quizá tu médico te plantee una rotura de las membranas del cuello uterino esta semana.
  • Más allá de aumentar los niveles de oxitocina del organismo de la mamá, es básico que te mantengas relajada: ¡ese es el mejor consejo que podemos darte!

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies