Semana 35 de embarazo

  • 9 min de lectura

En este artículo…

Estás en… Tercer trimestre
Te quedan: 5 semanas 

Estás en la semana 35 de tu embarazo. La mayor parte de la gestación ya está completa, no obstante, tu futuro bebé está aprovechando el tiempo y seguirá creciendo y desarrollándose hasta la semana 37. Ahora mismo, tu útero es casi 1000 veces más grande de lo que era antes de tu embarazo. Es impresionante, ¿verdad?

Infografía guía del embarazo, semana 35

Esta semana tú...

Dependiendo de tu índice de masa corporal (IMC) y de las recomendaciones de tu ginecólogo, en este punto de tu embarazo deberías haber aumentado entre 10 y 13 kilos de peso. Tu útero también ha crecido y crecido para dar espacio a tu hijo o tu hija, como es lógico, pero todo debería volver, poco a poco, a la normalidad durante los primeros meses del posparto. 

Estas semanas pueden intensificarse algunos síntomas propios del embarazo; los más comunes son:

  • Dolores de cabeza: en los primeros meses de tu embarazo, el dolor de cabeza está relacionado con el incremento de volumen sanguíneo y las hormonas, ahora suelen vincularse más a malas posturas, insomnio y estrés; si padeces preeclampsia, las cefaleas pueden estar relacionadas con ésta.
  • Contracciones de Braxton Hicks: algunas mujeres ya las notan desde el segundo trimestre, mientras que otras no empiezan a tener las primeras hasta la semana 30 en adelante. En cualquier caso, algunos especialistas creen que su función es tonificar el músculo uterino y aumentar el flujo de sangre hacia la placenta, así como tener cierto impacto en el ablandamiento, dilatación y borrado del cuello uterino, que puedes consultar en la semana 37.
  • Balanceo al caminar: las últimas semanas de embarazo, el cartílago blando de tu pelvis (en otras palabras, el cuello uterino) empieza a expandirse para que el bebé pueda atravesar el canal vaginal con seguridad, pero esta expansión tiene un contra y es que ¡empezarás a caminar entre balanceos!

Esta semana tu bebé...

El feto todavía seguirá creciendo hasta la semana 39 de tu embarazo, pero su desarrollo real puede terminar algo antes: aproximadamente, en la semana 37. En cualquier caso, ahora mismo, todavía quedan varias semanas en las que tu bebé seguirá desarrollando sus pulmones, cerebro e hígado, principalmente, que son los últimos órganos en madurar. En el próximo mes, el cerebro de tu futuro hijo o hija crecerá un 33% de su tamaño actual

En el útero de las mamás se acelera todo a partir de esta semana: ahora mismo, el bebé ya pesa alrededor de 2,5 kg y mide 45 cm de longitud. Sus pulmones seguirán madurando, pero ahora ya pueden adaptarse a un parto prematuro sin riesgo de problemas respiratorios. 

¿Recuerdas cuando eras tú la que subía y subía de peso sin parar? Pues ahora es el turno de tu bebé: estas últimas semanas de gestación, aumentará entre 200 y 350 gramos por semana. Esta es la razón por la que, tradicionalmente, se ha dicho que las últimas semanas de embarazo el bebé, simplemente, coge peso, pero ya hemos visto en los párrafos anteriores que esto no es del todo cierto, ¿verdad? Tras el parto, esa grasa extra le permitirá mantenerse caliente y tener menos dificultades para adaptarse a su nueva vida fuera del útero materno.

¿Sabes qué más está haciendo tu bebé? Veamos:

  • Sus proporciones ya son definitivas: va a seguir creciendo, pero ya lo hará de forma equilibrada.
  • La movilidad de su tracto gastrointestinal y el reflejo de succión y deglución mejoran, con el objetivo de terminar de prepararse para su nueva dieta.
  • La piel ya ha adquirido un color rosado y el lanugo debería estar desapareciendo: la vérnix caseosa seguirá protegiendo al feto hasta después de su nacimiento.
  • Si es un niño, los testículos descienden hasta el saco escrotal; si es una niña, los labios menores se ven muy prominentes.
  • El bebé duerme mucho para terminar su desarrollo en el útero y, además, sus movimientos ya no incluyen patadas de karateca, sino más bien golpes, y movimientos menos bruscos: ¡su hogar se queda pequeño!
  • Esta semana, casi todos los bebés están posicionados cabeza abajo, orientados a tu cuello uterino y listos para el parto.
Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Cuídate, cuídale

Dolor de cabeza en el tercer trimestre

La cefalea es uno de los síntomas más comunes al final del tercer trimestre, para combatirla deberías plantearte un masaje prenatal con tu fisioterapeuta para aliviar la pesadez en el cuello y los hombros, así como tratar de mantener un horario de sueño regular; también puedes probar:

  • Compresas frías entre los ojos y la nariz para el dolor en la zona sinusal. ¿Las molestias son en el cuello y parecen tensionales? Envuelve una toalla con hielo y aplícala en la base del cuello.
  • Mantén estables tus niveles de azúcar en sangre: sigue haciendo tentempiés o pequeñas comidas a lo largo del día para evitar bajadas de azúcar.
  • Sigue trabajando una buena higiene postural: suele recomendarse inclinar la pelvis hacia delante y contraer los abdominales para que estos músculos hagan la función de “corsé”.
  • Pregunta a tu médico qué analgésicos puedes tomar: por regla general, la aspirina y el ibuprofeno no se recomiendan en mujeres embarazadas y, si bien el paracetamol no está contraindicado, deberías preguntar a tu ginecólogo antes de tomarlo y en cualquier caso usarlo con moderación. 

¿Quieres evitar momentos de estrés innecesarios? Pues aprovecha esta semana para preparar tu plan de parto y tu maleta para la clínica o el hospital. Déjala en una zona visible y accesible unos días o semanas antes de salir de cuentas y, ¡listo! Aunque no hay nada que tu familia o tus amigos no puedan traerte después al hospital, contar con un pequeño equipaje para tu viaje hacia la maternidad te hará sentir más tranquila y aliviará parte del estrés del día del parto.

¿Qué deberías llevar en tu maleta para el hospital?

Aunque muchas clínicas y hospitales te facilitan una lista, no te olvides de reservar un espacio en la maleta para:

  • Varios camisones abiertos hasta la cintura.
  • Una bata.
  • Zapatillas de estar por casa.
  • Sujetadores de lactancia.
  • Copas absorbe-leche.
  • Una faja posparto.
  • Braguitas.
  • Artículos de higiene.

Para el bebé, también será necesario tener algún “body”, ranitas, camisetas y lo necesario para su higiene. Por regla general, la estancia en el hospital será breve: un par de días, si no hay complicaciones, y hasta 5 días si se tiene que practicar una cesárea, por lo que si bien no tienes que preocuparte de llevar hasta lo más impensable, sí que agradecerás poder contar con los artículos aquí listados.

Antes de visitar el hospital...

Quedan todavía cinco semanas, pero a medida que pasan los días hay más y más posibilidades de que tu parto llegue. Por esta razón, creemos que es muy importante que empieces a documentarte sobre qué opciones médicas seguras existen para eliminar parte del trabajo de parto, así como el dolor del mismo. Considera crear un plan de parto que te permita estar despierta y sin dolor durante el proceso o asegúrate las opciones de aliviar parte del dolor (como las técnicas respiratorias, la anestesia local y general, etcétera). Por descontado, podrás cambiar de opinión, si así lo consideras oportuno más adelante.

Asimismo, si todavía no has instalado un asiento infantil para tu coche, asegúrate bien de saber cómo funciona y anticípate. Es importante asegurarte que queda bien instalado. Vayas en coche, o te muevas en taxi u otros servicios de transporte, debéis aseguraros de haber practicado lo suficiente para no sumar más estrés a un día tan bonito y ¡tan cansado!

Esta semana es importante

Si tu ginecólogo te diagnosticó placenta previa (de la que ya hablamos en la semana 21 y semana 27), ya debería haberse resuelto por sí misma: solo el 1,6% tienen este problema en la semana 35 de su embarazo. Si es tu caso, es posible que tengas que dar a luz a tu bebé con anterioridad y mediante cesárea, puesto que cuando tu cuello uterino empiece la fase de borrado y dilatado, los vasos sanguíneos pueden romperse y causar hemorragias graves que os pondrían a los dos en peligro.

En la consulta

Si todavía no te has vacunado de la vacuna de tétanos, difteria y tos ferina (por regla general, la vacuna se programa para la semana 27), deberías vacunarte antes de la semana 36 para maximizar la respuesta de tus anticuerpos y los anticuerpos que pasarán al bebé.

Tu ginecólogo debería haber realizado la prueba para la detección del estreptococo del grupo B (GBS) la semana 34, pero puede hacerse también entre esta semana y la 37. El objetivo de esta prueba es descartar la presencia del Streptococo Agalactiae, que está presente en la flora vaginal de muchas mujeres: si el bebé entra en contacto con este germen, puede infectarse o padecer una sepsis o una meningitis. Como ya explicamos, para la prueba se toma una muestra vaginal y rectal y se analiza en la laboratorio. Si se realizó la semana pasada, esta semana ya deberías tener los resultados: si son positivos, se te administrarán antibióticos por vía intravenosa durante el parto para reducir el riesgo de infección.

Tu próxima visita

A partir de la semana que viene, las visitas prenatales se realizarán cada 7 días. ¡Estamos llegando al final del embarazo y es importante mantener un control más continuado! Por descontado, tu ginecólogo o el equipo médico que te esté llevando puede incrementar o reducir las visitas según su criterio.

Publicidad Banner producto Vitamin D horizontal

Tu entorno

Si tenéis mascotas en casa, es muy importante que empecéis a prepararlos para la llegada del nuevo miembro de la familia. En la semana 3 y la semana 6 de tu embarazo, estuvimos hablando sobre cómo mantener un embarazo seguro con unas pautas simples de higiene y convivencia, pero ahora tendréis que crear un entorno seguro para el bebé y tener en cuenta que la llegada del bebé supone un cambio de rutina para todos, que habrá que tratar de que impacte de forma positiva.

  • Llama a tu veterinario o consulta la cartilla de vacunación de tu/s mascota/s para asegurarte de que todas las vacunas están al día.
  • Si la situación os supone cierto estrés, podéis contactar con un educador canino o un etólogo especialista en felinos con el objetivo de establecer pautas útiles de convivencia, control y autocontrol.
  • Empieza a familiarizar (lo que se conoce en adiestramiento canino como habituación y positivización) a tus mascotas con los productos de bebé (toallitas, lociones, cremas, champús, etc.); ¡usadlas vosotros y cread una atmósfera positiva a su alrededor!
  • Busca apps con sonidos de bebé (risas, lloros, lloros, gritos…) y reprodúcelos durante algunos minutos al día mientras ofreces a tu perro una situación positiva con golosinas y caricias para condicionar positivamente esos sonidos.
  • Sobre todo con perros muy excitables, deberíamos mantener un mayor control o ayudarnos de terceras personas para que controlen esa sobreexcitación en las entradas y salidas durante los primeros días del bebé en casa: en cualquier caso, si queremos trabajar estas situaciones como es debido, un profesional puede ser una gran ayuda a tener en cuenta.

Puntos clave

  • ¡Deberías haber aumentado entre 10 y 13 kilos! Ahora tu hijo/a es quien toma el relevo y ganará entre 200 y 350 gramos por semana.
  • Esta semana, casi todos los bebés están orientados ya hacia el canal uterino.
  • Alivia el dolor de cabeza con compresas frías, buena higiene postural y un nivel estable de azúcar en sangre.
  • Si padeces placenta previa y no se ha solucionado, el ginecólogo programará una cesárea para evitar riesgos innecesarios para ti y el bebé.
  • Esta semana tendrás los resultados de la prueba de estreptococo del grupo B: si das positivo, durante el parto se te administrarán antibióticos para reducir el riesgo de contagio a tu bebé.
  • Si tienes mascotas en casa, asegúrate de crear un entorno positivo para el bebé y tus colegas peludos.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies