Semana 34 de embarazo

  • 7 min de lectura

En este artículo…

Estás en… Tercer trimestre
Te quedan: 6 semanas 

El parto sigue acercándose y, con él, llegan nuevos cambios físicos y, también, psicológicos. Tu bebé crece y crece y tú puede que te sientas más cansada, pero también más ansiosa ante tu último mes de espera. ¡Vamos a ver qué pasará en los próximos 7 días!

Esta semana tú…

A unas 6 semanas del parto, los próximos días probablemente te resultarán más cansados. Tu cuerpo empieza a acusar la falta de descanso y todas las molestias que has sentido hasta ahora, junto con el aumento de peso y una respiración más dificultosa. Todo esto hará que la fatiga sea tu principal compañera durante este último mes. 

El nivel de líquido amniótico, que ya ha llegado a su punto álgido, empezará a disminuir progresivamente. Aun así, tu barriga seguirá creciendo a medida que lo haga tu bebé. Notarás que el líquido amniótico se reduce porque cada vez te serán más obvios los movimientos del peque e, incluso, podrás ver sus pies o manitas apoyándose contra tu tripa.

Como tu útero se ha desplazado hacia arriba, a unos 14 centímetros por encima del ombligo, los órganos de la zona abdominal también se han movido hacia arriba. Esto puede provocar que sientas presión en los costados; a veces los nervios que se encuentran entre las costillas se inflaman y provocan dolor en la zona: si es tu caso, estás padeciendo lo que se conoce como neuritis del intercostal. Para aliviarlo puedes aplicarte calor local con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente.

Las hormonas, principalmente la relaxina, siguen haciendo de las suyas y en la semana 34 de embarazo podrás notar sus efectos también en tu vista. El síntoma más destacado es la sequedad y la irritación ocular, que se debe a una disminución del trabajo de tus lagrimales. Por suerte son síntomas temporales, como la gran mayoría, y no tienen importancia más allá de la incomodidad del momento. Aun así, ten en cuenta que otros síntomas más graves, como la visión borrosa, pueden ser un indicativo de preeclampsia, así que, ante cualquier duda, consulta con tu médico.

A partir de esta semana también notarás un aumento de flujo. Es normal: los estrógenos hacen que aumente el riego sanguíneo en la zona pélvica y provocan una estimulación de las mucosas que se traduce en un flujo más elevado. En estas semanas, las braguitas de algodón y los salvaslips serán buenos compañeros.

Esta semana tu bebé…

En la semana 34 de embarazo tu peque mide, aproximadamente, 45 centímetros y pesa algo más de 2 kilos. Su trabajo en las próximas semanas será seguir ganando peso, ya que sus órganos ya están bien desarrollados: si naciera ahora, su sistema digestivo podría procesar la comida sin problemas. También el oído se ha afinado mucho y es capaz de reconocer tu voz entre otras voces menos conocidas, y se sobresalta ante ruidos altos o repentinos.

La vérnix que cubre su cuerpo es cada vez más abundante. La función principal que ha tenido hasta ahora ha sido proteger la piel del líquido amniótico, pero en el momento del parto también servirá como lubricante para facilitar su salida a través del canal de parto. Muchos bebés mantienen una parte de esta capa cerosa varios días tras el nacimiento: es totalmente normal. Su piel es muy delicada y la vérnix es una forma de protegerla de agresiones externas, así que no te esfuerces en quitarla cuando bañes a tu peque una vez nacido.

Si estás esperando un niño, en esta semana sus testículos descenderán: primero se han estado formando en el abdomen, y es a lo largo de esta semana cuando se colocan en el escroto. Un porcentaje muy bajo de niños nacen sin que esto haya sucedido (es lo que se conoce como criptorquidismo), especialmente los que nacen prematuros: en aproximadamente la mitad de los bebés, esto suele solucionarse por sí mismo durante los 6 primeros meses de vida.

Ahora mismo tu pequeño recibe todos los nutrientes que necesita a través de la placenta. Pero alimentar al bebé no es su única función: también recibe defensas para poder protegerse ante gérmenes y virus, ya que su sistema inmunológico se está desarrollando en estos momentos para poder hacer frente a pequeñas infecciones.

En los próximos días, lo más probable es que el bebé adopte la posición que tendrá al nacer. La más habitual es que se coloque cabeza abajo y con su espalda apoyada contra tu barriga, pero también puede ponerse espalda con espalda o, incluso, no llegar a darse la vuelta. Estas otras posiciones no requieren necesariamente de una cesárea, pero si te inquieta el tema, recuerda que tu ginecólogo o matrona están ahí para resolver todas tus dudas y tranquilizarte.

Publicidad New call-to-action New call-to-action

Cuídate, cuídale

En la recta final del embarazo es más importante que nunca que pongas en práctica las técnicas de relajación y respiración que, probablemente, te habrán explicado en las clases de preparación al parto. También puedes incorporar técnicas de yoga o Pilates. Estos métodos te ayudarán a estar más relajada en este último mes y, además, te aportarán muchos beneficios en el momento del parto, especialmente para controlar tu respiración.

El masaje perineal, del que ya te hablamos en la semana anterior, también será muy útil para prevenir posibles desgarros en el momento del parto. Dedica cada día unos minutos a realizarlo y no olvides tus ejercicios de Kegel. De esta manera llegarás al parto con un suelo pélvico fortalecido y reducirás las probabilidades de desgarro pero, también, de que tengan que hacerte una episiotomía.

En la consulta

Las citas prenatales se vuelven ahora más habituales. Las pruebas siguen siendo las que ya conoces: tomarte la tensión, pesarte, un análisis de orina y una evaluación general para ver la hinchazón. Tu ginecólogo o ginecóloga sigue en búsqueda de síntomas de preeclampsia, que son: hipertensión, proteínas en la orina e hinchazón elevada en cara o tobillos.

También es probable que te hagan una prueba de perfil biofísico si todavía no te la han hecho. Se trata de una prueba no invasiva que incluye una ecografía fetal y una cardiotocografía en reposo en la que se realiza una monitorización cardíaca del feto. Con esta prueba es posible medir la frecuencia cardíaca, el movimiento, la respiración y el tono muscular del bebé, así como la cantidad de líquido amniótico que tiene a su alrededor.

Tu próxima visita

Entre la semana 35 y la semana 37 te harán un cultivo vaginal y rectal para ver si tienes estreptococos del grupo B. Esta bacteria habita en el tracto genital de, aproximadamente, un cuarto de las mujeres sanas y no supone ningún riesgo para ti, pero puede ser muy peligrosa para el bebé, que se puede contagiar al pasar por el canal de parto, por lo que su presencia en muchas ocasiones comporta la administración de un tratamiento antibiótico

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

Tu entorno

¿Habéis notado que la futura mamá tiene cierta hiperactividad que la impulsa a ordenar y a limpiar la casa y, especialmente, la habitación del bebé? ¡No os lo estáis imaginando! A partir de la semana 34, las mujeres embarazadas pueden desarrollar lo que se conoce como síndrome del nido

Muchas madres deciden hacer cosas por las que no han mostrado interés antes, como reordenar los armarios, cambiar la distribución de las habitaciones, ordenar a fondo la ropa del bebé o, incluso, limpiar los techos o pulir el suelo. Todas estas acciones vienen acompañadas de nerviosismo e incluso cierta dificultad para conciliar el sueño.

Si es vuestro caso, ¡recordad que una embarazada de 34 semanas no puede hacer ciertos esfuerzos! Ayudadla a ordenar y limpiar si es lo que necesita, evitando que se suba a sillas o escaleras, levante peso o se esfuerce demasiado. 

Puntos clave

  • El nivel de líquido amniótico empieza a reducirse.
  • El sistema inmune de tu bebé se está desarrollando para protegerle ante infecciones.
  • Dedica un rato cada día a practicar técnicas de relajación y respiración.
  • Puede que te hagan un perfil biofísico para observar el desarrollo y constantes vitales del bebé.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Comentarios

María Jesús López 04, Septiembre 2020

Hoy hago las 34 semanas,y llevo con el síndrome del nido desde finales del segundo trimestre...xd, pero ahora llevo unos días que me dan más contracciones de braxton,y alguna de las de verdad por así decirlo pero muy leves en dolor,me dan una o dos y hasta el próximo día o semana,la verdad que ya estoy muy nerviosa,ya vamos apurando

María Jesús López 04, Septiembre 2020

Hoy hago las 34 semanas,y llevo con el síndrome del nido desde finales del segundo trimestre...xd, pero ahora llevo unos días que me dan más contracciones de braxton,y alguna de las de verdad por así decirlo pero muy leves en dolor,me dan una o dos y hasta el próximo día o semana,la verdad que ya estoy muy nerviosa,ya vamos apurando

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies