Semana 16 del embarazo

  • 7 min de lectura

En este artículo…

Estás en… Segundo trimestre
Te quedan: 24 semanas 

La 16 semana de embarazo viene cargada de nuevas sorpresas: síntomas que aparecen, otros que se van, algunas pruebas médicas y grandes noticias como, por ejemplo, el sexo de tu bebé. ¡Veamos qué os espera en los próximos siete días!

Infografía guía del embarazo, semana 16

Esta semana tú...

El cambio más importante que notarás a partir de la semana 16 del embarazo es que tu tripa empieza a crecer a un ritmo mucho más rápido. Es normal: ¡a partir de ahora, tu bebé se dedicará a aumentar de tamaño hasta el momento del parto! Y, con él, también crecerá tu útero y la placenta. 

Notarás cómo vas aumentando de peso de forma progresiva: en el segundo trimestre se suele ganar entre 3 y 4 kg, aunque esta medida depende de muchos factores como, por ejemplo, tu índice de masa corporal. En función de tu peso en el momento de quedarte embarazada, será tu ginecólogo quien te indique cuál es el máximo de peso que puedes ganar a lo largo de todo el embarazo.

El sobrepeso y la obesidad pueden suponer un problema en el embarazo, ya que aumentan significativamente el riesgo de que padezcas hipertensión, diabetes gestacional, preeclampsia o, incluso, de que sufras un parto prematuro. Y también puede afectar a tu bebé, que puede nacer con algún defecto, sufrir lesiones durante el parto o desarrollar obesidad infantil.

Entre los principales síntomas que notarás esta semana, destacan:

  • Dolor de espalda. A medida que tu tripa crece, la columna vertebral se va curvando hacia delante y los músculos sufren. Los baños de agua tibia te ayudarán a aliviar el problema, así como realizar algún ejercicio de bajo impacto muscular como la natación.
  • Sangrado de encías. Las hormonas hacen que las encías estén más sensibles e inflamadas, por este motivo es habitual que sangren después de cepillarte los dientes. Aun así, es importante que lo hagas: ahora, tu boca es más susceptible a padecer infecciones o gingivitis, que puede complicar tu embarazo si no se trata adecuadamente.
  • Rinitis del embarazo. Muchas mujeres presentan este problema, que se da cuando las fosas nasales se irritan y se inflaman. El resultado: congestión nasal, estornudos y cierta dificultad al respirar. Para mejorar los síntomas puedes probar con soluciones salinas o consultar con tu ginecólogo la posibilidad de tomar algún antihistamínico que sea seguro para el feto.

Esta semana tu bebé...

Ahora mismo, tu bebé mide alrededor de 11’5 centímetros y pesa unos 100 gramos. Sigue siendo pequeño, ¡pero a partir de ahora crecerá a pasos agigantados! En este momento ya puede abrir y cerrar las manos e incluso hacer algunas muecas, porque sus músculos faciales ya se han desarrollado lo suficiente.

En la semana 16 del embarazo es cuando la mayoría de órganos de tu bebé se ponen realmente en marcha. Lo hacen despacio, eso sí: el sistema digestivo, por ejemplo, todavía está demasiado inmaduro como para poder funcionar de forma regular, pero sí puede hacerlo a intervalos. En esta semana se forman muchísimas células nerviosas, aunque el cerebro también sigue siendo muy inmaduro.

Si pudieras ver a través de tu barriga, verías que la piel de tu peque tiene un tono rojizo y es casi transparente: de hecho, algunos vasos sanguíneos son visibles a través de la piel. Esto se debe a que todavía tiene muy poca grasa en su cuerpo.

Es también sobre esta semana de embarazo cuando se comienza a desarrollar la tiroide: para hacerlo, el feto necesita grandes cantidades de yodo. Por este motivo es muy importante que se tome el yodo suficiente para conseguirlo, que en muchos casos procede de los suplementos para embarazadas, ya que así te asegurarás de que no tienes ningún déficit que pueda perjudicar a tu peque.

Publicidad Únete al Club familias Únete al Club familias

Cuídate, cuídale

A medida que tu barriga crece, dormir parece que es cada vez más complicado. ¡Y eso que, a estas alturas, todavía no está ni de lejos tan abultada como estarás hacia el final del embarazo! Ya es momento de que te acostumbres a dormir en una posición más adecuada, que te ayude a descansar mejor. Lo ideal es que te acuestes sobre tu lado izquierdo, por dos motivos muy simples: 

  1. Tumbarte boca arriba puede hacer que sientas que te falta el aire, ya que el útero puede presionar los pulmones.
  2. Tumbarte sobre el lado derecho genera presión sobre la vena cava inferior, que recorre toda tu espina dorsal y es la encargada del retorno al corazón de la sangre de la parte inferior del cuerpo.

Así que, ¡bienvenida a tu nueva postura preferida! Acuéstate sobre el lado izquierdo y coloca una almohada bajo tu tripa para que quede apoyada en ella. Puedes colocarte otra entre las rodillas, para que la espalda quede alineada. Y recuerda que a estas alturas del embarazo no hay postura prohibida para dormir así que, simplemente, ponte como estés más cómoda.

Otra molestia común en la semana 16 de embarazo suele ser la rinitis, como ya te hemos comentado. Sin llegar a este extremo, es probable que notes sequedad en la nariz; a veces, incluso aparecen pequeñas heridas acompañadas de sangrado. Nada grave, ¡pero sí muy molesto! Para aliviar este síntoma puedes hacerte con un humidificador, que acabará con la sequedad ambiental y te ayudará a respirar mejor, especialmente durante la noche.

En la consulta

Esta semana te toca volver a visitar al ginecólogo y, como ya sabes, controlará tu tensión arterial y tu peso. También te solicitará una muestra de orina para seguir midiendo el nivel de proteínas y de azúcar. Además, puede pedirte una muestra de sangre para realizar lo que se conoce como triple screening, que sirve para medir:

  • Los niveles de alfa-fetoproteína (AFP). La alfa-fetoproteína se produce en el hígado del bebé y pasa a tu torrente sanguíneo a través de la placenta. Si tus análisis muestran un nivel muy alto o muy bajo, puede significar cosas muy diversas: que estás embarazada de gemelos y por eso el nivel es más alto de lo habitual, que la fecha de concepción está mal calculada, que tu peque tiene algún defecto en el tubo neural o que padece alguna alteración cromosómica.
  • El nivel de estriol. El estriol libre es el estrógeno producido tanto por la placenta como por el feto. 
  • El nivel de hCG. La gonadotropina coriónica humana, o beta-hCG libre, es una hormona producida por la placenta que también se conoce como hormona del embarazo.

Los resultados de esta prueba se cruzarán con los del triple screening del primer trimestre para tener datos más fiables sobre posibles alteraciones genéticas de tu bebé. 

En esta consulta, el ginecólogo también medirá tu altura uterina. Esta medida toma la distancia que hay entre la parte superior del hueso púbico (sínfisis pubiana) y la parte más alta del útero, también conocida como fondo uterino. Para tener la altura uterina se multiplica por 4 los meses de embarazo: es decir, que si estás, por ejemplo, de 5 meses, tu altura uterina estándar es de 20 centímetros. Comparando esta medida estándar con la medición real, el ginecólogo puede saber si el feto está creciendo con normalidad o si es más pequeño o más grande de lo que debería. 

Próxima visita

Si todo va bien, tu siguiente visita será entre la semana 18 y la semana 20. Es en este momento cuando se lleva a cabo una de las pruebas más importantes del embarazo: la ecografía morfológica. Entonces, notarás que tu bebé ya es mucho  más grande que en tu anterior ecografía y el personal sanitario podrá evaluar si su desarrollo es correcto: para ello, se asegurará de la buena formación del cerebro, corazón, estómago o riñones. 

Publicidad Banner producto Imunoglukan p4H cuadrado Banner producto Imunoglukan p4H horizontal

Tu entorno

A estas alturas del embarazo es muy probable que la mamá ya sepa el sexo del bebé. Y, con esta noticia, ¡suele llegar el interés por saber qué nombre tendrá el peque! Es normal dejarse llevar por el entusiasmo y hacer propuestas u opinar sobre las ideas que tiene la madre o su pareja. Pero hay que saber controlar ese entusiasmo y no dejarse llevar, ya que es fácil que esta situación se repita con familiares, amigos y conocidos. Y el resultado… ¡Puede ser un gran nivel de estrés!

Así que si la futura madre no quiere oír hablar del tema, no hay que presionarla: a su debido tiempo os preguntará vuestra opinión o, simplemente, os comunicará cuál ha sido el nombre ganador. Recordad que cada familia es un mundo, por lo que procurad tener en cuenta las peticiones de la madre para no agobiarla sin necesidad.

Puntos clave

  • El sistema digestivo del bebé empieza a funcionar.
  • Puedes empezar a padecer dolor de espalda a medida que tu barriga crece.
  • Se te realizará un segundo triple screening para comparar resultados.

¿Te ha gustado este contenido?

Deja un comentario

Para poder comentar accede a tu cuenta. Si aún no formas parte del Club familias, únete.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros. Algunas de las cookies son necesarias para navegar. A su vez, nosotros y nuestros socios utilizamos cookies con fines analíticos y de medición del uso de nuestra web, que nos permite almacenar, acceder y procesar datos personales como su visita en este sitio web.

Para habilitar o limitar categorías de cookies accesorias,  haz click en Personalizar la configuración y para obtener más información accede a nuestra Política de Cookies.

Acepta las cookies